Confianza empresarial registra leve baja en junio, afectada por incertidumbre externa y regional.

Publicado el Jueves, 19 Julio

Confianza empresarial registra leve baja en junio, afectada por incertidumbre externa y regional.

Compartir en Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

la mayor incertidumbre internacional- por las crecientes disputas comerciales entre Estados Unidos y China-, así como focos de nubarrones a nivel regional – como la inestabilidad combiaria en Argentina- le pasaron la cuenta a la confianza empresarial en Chile. Aunque, al menos por ahora, marginalmente.

El Indicador Mensual de Confianza Empresarial (IMCE) que elaboran Icare y la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibañez (UAI), marco 55,05 puntos en junio. Este resultado implica un leve retroceso de 0,82 unidades frente a los 55,87 puntos que anotó este indice en mayo.

No obstante, la medición de junio representa un solido avance de 11,85 puntos en comparación al registro del mismo mes del año pasado, cuando fue de apenas 43,20 unidades.Con ella, ademas, las expectativas del sector privado ya completan un semestre- seis meses consecutivos- en terreno positivo, esto es por encima del umbral de neutralidad del indicador (50 puntos).

Por sectores económicos, minería, comercio e industria son – en ese mismo orden- los rubros mas optimistas sobre el futuro. En el detalle, la confianza empresarial en la minería se situó en 65,40 puntos en junio, una disminucion de 1,07 unidades versus mayo, aunque un alza de 4,54 puntos en 12 meses.

Comercio, en tanto, marco 58,87 puntos en el sexto mes del año, un descenso de 0,42 unidades respecto de mayo, pero un incremento de casi 10 puntos en términos anuales.

En la industria, las expectativas empresariales anotaron 53,16 puntos en junio, lo que equivale a un aumento de 0,43 unidades en comparación a mayo, y un salto aun mayor de casi 13 puntos en 12 meses.

En cambio, las perspectivas en el rubro construcción cayeron por tercer mes consecutivo. El indice sectorial registro 43,08 puntos en el sexto mes, esto es una caída de 3,69 unidades versus mayo. Aunque en términos anuales la confianza en la construcción avanzo mas de 20 puntos, fue el tercer declive en linea y se volvió a instalar en terreno negativo o pesimista.

“Condiciones financieras se han endurecido”.

Juan Pablo Medina, académico de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibañez, destaca que el IMCE se mantiene en terreno optimista. No obstante, precisa que a pesar de que las cifras efectivas de actividad económica y demanda interna han sido positivas en la primera parte del año, se observa un estancamiento de la confianza empresarial desde su repunte a comienzos de este año, tras el triunfo de Sebastian Piñera en las elecciones de diciembre. “Es posible que las empresas ya tenían contempladas estas mejores cifras económicas del primer semestre, pero están expectantes sobre lo que puede ocurrir el segundo semestre, dada la incertidumbre que se visualiza para la economía internacional” dice medina.

Manola Sanchez, directora de empresas, también resulta que el IMCE siga en terreno positivo, aunque advierte que la construcción no logra recuperar la confianza. “La certidumbre en temas de política económica es muy responsable de las mejoras en las expectativas, dado que a nivel internacional han habido eventos que podrían haber afectado al IMCE negativamente, como la incertidumbre arancelaria que se ha generado en base a las políticas anunciadas por Estados Unidos y los problemas económicos que han afectado a nuestro país vecino (Argentina)”comenta Sanchez.

Alfonso Eyzaguirre, presidente de JPMorgan en Chile, añade que pese a la leve corrección de junio, los empresarios chilenos confían en un ciclo económico impulsado por políticas de mercado favorables y una mejora en la demanda domestica. D e hecho, releva que el muestreo refleja expectativas futuras sobre el dinamismo económico muy por encima de las condiciones actuales. “A esto se suma una administracion comprometida con la corrección del déficit fiscal, lo que allana el camino para que la confianza de empresarios y consumidores siga mostrando resultados positivos en un entorno externo en que las condiciones financieras para los países emergentes se han endurecido”, subraya Alfonso Eyzaguirre.